Requitos para viajar con tu mascota

21 diciembre, 2016 - Eric Oropeza

¿Te ha gustado nuestro articulo?

 

Las vacaciones ¡Por fin llegaron! Y es que parecía nunca llegar, pero bueno, ahora sí, ¡Eres libre! Y con ello, seguro que ya tienes planeada alguna aventura para esta época, ¿Verdad? Porque recuerda que “en el mar, la vida es más sabrosa”(tán, tán, tán, signitos musicales, =D ) o en cualquier lado que te ayuda a quitarte el estrés de todos los días, pero ¿Qué?, ¿Piensas dejar a tu hijo de cuatro patas en casa?, ¡No se vale!

Las mascotas también se merecen ir de paseo y de viaje contigo, ¿A poco no te aguantan y te muestran su mejor cara cuando tú llegaste a casa y tuviste un día de “perros”?, ¿Verdad que sí? Es por eso que a nosotros se nos prendió el foco y te quisimos traer algunos requisitos que seguro te servirán un buen para que ambos se vayan de viaje y vivan una experiencia de diez, checa nuestros tips y ¡Alistemos las maletas!

 

1. Revisa las condiciones del medio de transporte en el que viajarás

Fuente de imagen: derechoanimal.es

Lo que más te recomendamos es que cheques si es posible que ese avión o línea de autobuses te permitan llevarlo contigo en la cabina, puesto que en algunas, te piden que vaya en el compartimento de las maletas y la verdad es que no la pasan nada bien: mucha oscuridad y ruidos extraños y no seas tan ingrato de decir: “de todos modos va a ir bien”, ¡Ni de chiste!

Generalmente los medios de transporte en nuestro país, cuando lleves una mascota, te pedirán estos requisitos que son importantes que los tramites con antelación:

  • Un certificado del médico veterinario donde consten los datos generales y el estado de salud de tu mascota: raza, peso, color, datos de su propietario así como el número de su placa.
  • La cartilla de vacunación donde conste que le fueron aplicadas todas las vacunas necesarias: rabia, moquillo, etc. Estas deberán de encontrarse vigentes.
  • También podrían necesitar resultados de exámenes de sangre de tu animalito, aunque esto es generalmente cuando viajarán a otro país.
  • Nunca trates de pasarlo a escondidas porque la línea podría tomar medidas al respecto. Desde el principio, indica que viajas con él, muestra todos sus papeles en orden y automáticamente te entregarán un pase de abordar para tu mascota, eso le da derecho a viajar contigo.

Si no te dejan llevarlo arriba contigo, entonces, busca otra alternativa. Evidentemente, una de las opciones más recomendables es que se vayan en tu auto, ahí sí, nadie te dirá qué tienes qué hacer.

 

2. De ley, tienes que ir a un hotel Pety Friendly

Fuente de imagen: Revhoteles.com

Imagínate la escena: ya llegaste al hotel, súper cómodo, con tu outfit playero que preparaste con semanas de anticipación y ahí ¡no aceptan animales! (carita de estrés de Whataspp), ¡Chin! Eso sí está para llorar, ¿Verdad?

Pues entonces, para que no te pasen estas situaciones, lo mejor es que revises desde un principio en el hotel si es pet friendly, si es así ¡ya la armaste chido! Pero si no, entonces, habrá que seguirle buscando hasta encontrar el lugar perfecto para tu perrito o gatito y para ti. Afortunadamente cada vez son más los lugares que los aceptan, (:

 

3. Al veterinario antes de la vacación

Antes de que salgan de viaje, lo mejor es que con anticipación vayas con el “vete” para que revise que tu compañerito esté en perfectas condiciones de salud; si algo anda mal, tendrás el tiempo para que se cure, o si no, buscar un plan B y buscarle algún albergue donde lo puedan cuidar mientras tú no estás.

 

4. Practiquemos, practiquemos, ¡Practiquemos!

Fuente de imagen: Blogviajesyturismo.es

Ok, ya te dijeron que sí puedes llevarlo en la cabina del avión contigo, pero que tiene que ir dentro de una jaula o transportador, tú en la vida lo has metido a una y obviamente, tu amigo incondicional, cuando lo intentes hacer, va a pensar: “¿Y ahora a éste qué le pasa queriéndome meter ahí?” obviamente será una experiencia que genere estrés y ansiedad.

Así que, mejor algunas semanas antes de que se vayan, comiencen a “ensayar” esto, que se vaya familiarizando poco a poco el meterse en ese lugar. Como tip, le puedes poner dentro su cobijita o su juguete preferido para que así le resulte familiar. Poco a poco, ve dejándolo por periodos cortos de tiempo para que no le resulte incómodo. Cuando llegue ese gran día, ponlo dentro de su transportador hasta el último momento para que así, no se sienta mal de a gratis. Así resultará mucho más sencillo, ¡Haznos caso!

 

5. No seas gandaya, ¡Llévate una maletita también para él!

viajar-con-tu-mascota-6

Que si el traje de baño, que si los huaraches que combinan perfectamente con esa falda, que si los lentes súper fashion todo esto dentro de tu maleta, pero ¿Y la de tu mascota? Ellos no la pueden hacer, así que por favor, así como pones atención a la tuya, también haz una pequeña maleta para él. En ella puedes introducir su comida para esos días, algún juguete, su cobija, su suéter (si vas a un lugar de frío) y alguna medicina, en caso de que sepas que a veces se enferma del estómago u otro padecimiento.

Trata de hacerla algunos días antes del viaje, porque si hay cosas que son para ti y se te olvidan a la mera hora por las prisas ¡imagínate la de ellos!, así tendrás todo bajo control.

 

6. Llegando, llegando ¡a reconocer el terreno!

viajar-con-tu-mascota-7

Pues ya pasaron toda la experiencia del viaje y ahora sí, están en ese lugar que decidiste para ambos. En cuanto lleguen, ponle su cadena (que por cierto, recuerda que lleve siempre su placa de identificación) y salgan a conocer el lugar en el que estarán para que así, tu mascota pueda tener más idea de dónde están y qué es lo que hay allí, se recomienda que den un largo paseo para que así se le olvide el trayecto del viaje, porque como quiera que sea (aunque vaya contigo) le puede resultar un poco estresante, pero con la caminata, seguro que se le olvida.

 

7. Si no le gustó, mejor no lo obligues

viajar-con-tu-mascota-8

Cuando regresen, fíjate en su estado de ánimo, si lo ves normal querrá decir que quedó encantado con la experiencia, si lo notas “raro” como un poco deprimido o ansioso significará que no la pasó tan bien como tú pensabas, esto te hará entender que no es una mascota hecha para compartir las vacaciones contigo.

 

¿Ya viste cómo sí se puede viajar con tus mascotas? Otra recomendación extra que te dejamos es que trates de acostumbrar a tu amiguito a viajar desde pequeño, entre más pequeño ¡mucho mejor! Porque así lo podrá ver como algo natural y no le costará ningún trabajo salir, al contrario, te aseguramos que si él hablara, te diría: ¡Ya quiero irme de vacaciones otra vez!

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter