Mercados con tradición y encanto en la CDMX

13 febrero, 2017 - Julio García

¿Te ha gustado nuestro articulo?

Para todas aquellas personas que les gusta cocinar no hay placer más grande que ir al mercado para comprar los ingrediente que se necesitan para preparar sus recetas. Caminar por esos pasillos donde los marchantes gritan sus ofertas, dan pruebas y platican como si conocieran a todos desde hace mucho tiempo.

En estos lugares se respira los olores y sabores de México y nos remonta al pasado del tianguis de Tlatelolco en la época prehispánica en donde todo inició con el trueque. En la Ciudad de México existen al menos diez mercados tradicionales que no debes perderte, estos representan la vida urbana comercial que necesitas visitar saber que realmente te encuentras en la gran metrópoli.

 

Central de Abastos

Fuente imagen: José M.

Fuente imagen: José M.

Este mercado literalmente es una ciudad al que debes trasladarte en auto incluso si cambias de pasillo. Las frutas y hortalizas son la especialidad, pero también destacan un centenar de productos entre cárnicos, lácteos, dulces, abarrotes, granos y cereales que lo hacen el mercado más grande de Latinoamérica. Todos los tianguistas llegan aquí para surtirse.

Sus andadores son interminables y las naves son gigantescas; El comercio minorista y mayorista hace que muchos mexicanos vayamos a este mercado para encontrar precios económicos y productos de difícil acceso. Imagina lo grande que es, cuando te decimos que hay puentes y pasos a desnivel.

 

Mercado Portales, Álamos y Medellín.

Fuente imagen: David Cabrera

Fuente imagen: David Cabrera

Los mercados tradicionales de las colonias Portales, Álamos y Medellín en la Colonia Roma (construidos a inicios del siglo XX): Son de esos lugares de encuentro para los extranjeros que residen en nuestra ciudad y buscan ingredientes de sus países (España, Colombia, Líbano, Venezuela, Perú, Brasil, Cuba y Argentina).

Encontrarás Conservas, vinos, frutas y comida preparada es el principal atractivo de estos mercados de la comunidad mundial.

Mercado Jamaica

Fuente imagen: Carlos Adampol

Fuente imagen: Carlos Adampol

Flores de chillantes de distintos colores, arreglos, árboles de navidad, macetas, follajes, hortalizas y semillas es lo que encuentras en dos mercados clásicos del Distrito Federal: el Mercado Jamaica  fundado en los años 50´s y el vasto mercado prehispánico de Xochimilco.

Ambos se pintan de colores, aromas en los que descubres más de 500 especies naturales que adornarán tu casa o le pondrán color y sabor a tu comida.

En Jamaica quédate a saborear los famosos huaraches del mercado de alimentos que son un referente de la garnacha típica de la ciudad. Además no puedes dejar pasar comprarte un elote o unos esquites preparados sin importar la hora, ¡siempre te ponen feliz!

 

La Nueva Viga

¿Sabías que la zona chinampera del antiguo México tenía la tradición de acercar a Tenochtitlán pescados y mariscos frescos? Esos canales han desaparecido pero dejaron lo que hoy conocemos como La Nueva Viga, uno de los mercados más tradicionales en donde se busca el pretexto perfecto para escoger las diferentes variedades y especies de pescados y mariscos provenientes del Golfo de México, del Océano Pacífico y de los ríos de agua dulce.

Huachinango, sierra, lisa, robalo, atún, marlín, truchas, camarones, jaibas, pulpo y cientos de especies más van de la ola a la olla. Prueba las quesadillas, los cocteles y llévate tanto puedas para que prepares un delicioso cebichito el fin de semana.

 

La Merced, Sonora y Mixcalco

Fuente imagen: Luist His Inner

Fuente imagen: Luist His Inner

¿Te imaginas alrededor de 10 mercados tradicionales de especialidades en un solo lugar? Esos son La Merced, Sonora y Mixcalco. El mercado de dulces (o de abejas), el de flores, la nave mayor de frutas y verduras, la nave menor de carnes, abarrotes y pescados; el de alimentos, el banquetón, el anexo con productos para el hogar; el de la jarcería, herbolaria y esoterismo en Sonora y por último el de textiles en Mixcalco, son lo que conforman el mercado popular más grande de la Ciudad de México. ¡Tienes que ir!

Encuentras de todo, personajes como los diableros, empacadores, vendedores a pie, los gritones, marchantes con un vocabulario de 500 palabras por minuto mientras te convencen. Todo en conjunto es una estampa de comercio antiquísimo; tradición y deleite de este fabuloso barrio mágico, la Merced.

 

Mercados de pulgas

Por otro lado, se encuentran los llamados mercados de pulgas, auténticos tesoros que siguen vigentes desde hace muchos años. Se llenan de comerciantes ambulantes que venden antigüedades, artículos en reparación, ropa usada, discos, cassettes, fotos, juguetes, películas, revistas viejas, herramientas y muchos objetos Vintage dignos de regateo.

También se les conoce como Las “Chacharas” y son el espacio auténtico que reúne a coleccionistas, directores de arte, pintores, artistas, poetas, cronistas y productores de cine que caminan junto a ti sin darte cuenta.

Estas pulgas son testigos de los aconteceres de la ciudad y algunos de ellos son: La Lagunilla, Tepito, El Chopo, Las Torres, El Salado y Meyehualco en Iztapalapa; el Santa Julia en Tacuba y muchos más que tienen sus días específicos para visitarlos.

 

Mercados Gourmet

Fuente imagen: Steve Silverman

Fuente imagen: Steve Silverman

Pero lo que es una tendencia hoy en día son los mercados gourmet de la ciudad de México. Desde los que venden carnes exóticas, insectos y alimentos de alta cocina como el “Mercado de San Juan”, hasta las plazas contemporáneas llenas de galerías de arte, boutiques, restaurantes de cocina internacional y productos de emprendedores emergentes con ideas consumadas como el “Mercado Roma” o “El Carmen” que han llegado para quedarse y dar un toque de renovación a este tipo de sitios.

 

Ir a un mercado es tener un estilo completamente mexicano en donde el pasado y el presente se hacen uno. Lo importante de esto, es seguir caminando entre los pasillos, llenos de vocablos populares como: “¡Llévelo llévelo!, ¡Por aquí güerita!, ¡¿Cuánto le pongo marchanta?!, ¡Joven, ¿Qué le doy?!” las cuales representan el lenguaje de un pueblo que sigue reflejando en sus actividades la bella manera de vivir el mercadeo. Así que ahora ya lo sabes si quieres conocer el alma de una ciudad, ¡debes ir a sus mercados!

Si te gustó esta recomendación de fin de semana, visita la revista de turismo El Souvenir para mas recomendaciones de viaje y ¡Nunca dejes de viajar!

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter