Leyes de Murphy que TODO viajero ha sufrido

3 febrero, 2017 - Eric Oropeza

¿Te ha gustado nuestro articulo?

Las leyes de Murphy están presentes en nuestra vida cotidiana y a todos nos pasan; por ejemplo, cuando tienes que pagar el camión con monedas y sólo traes un billete de 100 pesos, que justo el día que dejaste el paraguas en casa porque se veía “soleado” y te cansaste de llevarlo, ese día ¡llueva a cántaros!, que cuando creíste que ibas vestido increíble a una fiesta, alguien más lleva el mismo vestido o camisa que tú, en fin, este tipo de cosas ¡a todos nos pasa!

Y es que la ley de Murphy dice que si algo sale mal ¡puede salir peor! Y cuando estás de vacaciones las leyes de Murphy ¡tampoco se alejan de nosotros! Y es por eso que nos gustaría compartirte algunas que les pasan a cientos de turistas cuando salen de viaje; a lo mejor, a ti te ha pasado alguna de éstas, ríete un poco con nosotros y date cuenta que sí es cierto ¡pueden suceder!

¡Largas filas (o no) en el aeropuerto!

Crédito de la imagen: a21.com.mx

Crédito de la imagen: a21.com.mx

Decidiste salir de vacaciones en temporada baja para que así no haya las saturaciones que suele haber dentro de los aeropuertos y piensas: “me puedo ir un poco más tarde, como no va a haber mucha gente, documentaré de volada”, llegas ese día súper tranquilo al aeropuerto ¡y oh sorpresa! Te encuentras con filas y filas de gente, ¡no puede ser! Empiezas a hiperventilas, tragas gordo y sientes miedo de perder el vuelo.

O también, puede pasar justo lo contrario y pensaste: “mañana va a parecer domingo de tianguis el aeropuerto, así que mejor me voy con toda la anticipación del mundo para no perder mi vuelo”, y tal cual, llegas unas tres horas antes de que salga tu vuelo (aunque sea nacional) y sólo falta la bola de paja rodando en el aeropuerto ¡vacío! Y ahí te ves, perdiendo el tiempo (como hongo) en lo que puedes porque faltan horas para que salga tu vuelo, ¡eso también sucede!

Llevas tus mejores atuendos de playa ¡y llueve a cántaros!

Crédito de la imagen: reportur.com

Crédito de la imagen: reportur.com

Planeaste tu viaje con meses de anticipación, son las vacaciones que tanto estás esperando; ya tienes el itinerario de actividades que vas a hacer y te compraste algunos trajes de baño increíbles y trabajaste duro en el gym para lucir un cuerpo ¡de envidia! Ya revisaste el clima y todo luce perfecto, llega justo el día en el que te vas y “mágicamente” ese día, inesperadamente, entró un frente frío en se desatan lluvias, cielo nublado y un poco de viento, por supuesto que también pasa.

Buscas lucirte con alguien invitándolo a cenar ¡y hay problemas con tu TDC!

Crédito de la imagen: redb.info

Crédito de la imagen: redb.info

Estás tratando de conquistar a una chica o vas a un viaje de negocios, y por supuesto, para quedar bien con las personas con las que vas dices “no te preocupes, yo invito la cena” (obviamente estás pensando por dentro: “pues esta quincena como puro atún y hago maratón de Netflix los fines de semana en mi casa para poder pagarlo”, pero eso es lo de menos) incluso ellos te dijeron que no, que se pueden dividir los gastos, pero tú insistes en que no, que tú pagas en esa ocasión.

Tu tarjeta de crédito nunca (realmente nunca) te ha dado problemas y casualmente salió a la conversación lo bien que te ha ido con ese banco, llega la cuenta (por supuesto que piensas: “¿pues qué rompí?” pero quieres impresionar) entregas tu tarjeta como hombre poderoso y resulta ser, que regresan contigo para decirte: “Señor, me rechazaron su tarjeta”, la empiezas a pasar súper mal y termina pagando la chica que iba contigo (porque no llevas efectivo) o tu jefe termina invitándote la cena.

Quieres irte de “incógnito” en un viaje ¡y te encuentras a todo mundo!

Crédito de la imagen: blogdelhumor.com

Crédito de la imagen: blogdelhumor.com

Ya sea que quieres desaparecerte del mundo o también andas de “canijillo” y decides darte una escapada a algún lugar en el que “nadie te conoce” y hasta piensas: “no es un lugar tan comercial, así que podré andar allí sin problema” llegas y en casualmente, en el mismo hotel que tú, se hospeda tu jefe, así ¡de la nada! allí te lo encuentras, de todos los hoteles que hay en el lugar ¿ahí se tuvo que quedar en las mismas fechas que tú?, en fin.

Lo peor del caso es cuando estás en un restaurante del lugar, y también, te encuentras a otra persona que conoces: un amigo, familiar o compañero de trabajo, obviamente, te pones todo nervioso y ya te echaron a perder la “aventurilla”, bien dicen por ahí que nunca falta un “yo lo vi”, ¡qué triste pero también pasa!

Te batean súper gacho ese viaje sorpresa que planeabas

Crédito de la imagen: instyle.mx

Crédito de la imagen: instyle.mx

Para sorprender a tu pareja o la chica con la que estás saliendo has planeado durante semanas un viaje increíble donde sólo tú y ella la pasarán ¡de envidia! Obviamente, le preguntaste que qué haría X fin de semana y te dijo que no tenía plan, entonces, te aplicaste a encontrar un hotel súper nice, reservaste una cena muy romántica y por supuesto, ya hasta invertiste en un outfit increíble y de repente, así casual, cuando la quieres sorprender (antes de que tú le digas lo del viaje) te dice: “ay, ¿qué crees? Este fin de semana no nos podremos ver porque se me olvidó que es el bautizo de mi sobrinita de la que voy a ser madrina”, ¿Qué?, sí, te batearon ¡y gacho!

Y ya, ahí te ves haciendo una de dos cosas: o cancelando todo de última hora (y por supuesto, pagando los recargos que esto genera) o dos, terminas yéndote tú sólo o con algún amigo que estaba disponible para no “desperdiciar” lo que ya se pagó y aunque en este último caso, seguro la puedes pasar bien, es un hecho que no era para nada lo que tú tenías planeado.

¡Así pasa cuando sucede!

¿Te ha pasado alguna de estas cosas u otra en tus vacaciones que no hayamos puesto aquí? Porque hay cientos de leyes de Murphy que suceden en cualquier viaje. Lo único que queremos es que te diviertas un poco recordando las anécdotas que suceden en vacaciones, cuéntanos qué te ha pasado a ti, seguro que hay alguna que te haya hecho poner cara de , ¡y hoy te ríes de ella!

¿Quieres recibir las mejores ofertas?

Regístrate y recibe nuestra newsletter